Crear un negocio es simple: resuelva un problema con un producto o servicio y véndalo por más de lo que cuesta crearlo.

¿Qué es lo difícil?

  • Construir relaciones con clientes, empleados y proveedores. (por ejemplo, Ventas/ Servicio al Cliente)
  • Crear procesos eficientes para entregar su producto o servicio a esos clientes. (por ejemplo, Operaciones)
  • Comunicar cómo su producto o servicio resuelve el problema. (por ejemplo, Mercadeo)

Una empresa necesita dedicar su tiempo y esfuerzo a estos pilares fundamentales del negocio. Todo lo demás se puede delegar.

Para impulsar el nivel de innovación de su negocio, debe desarrollar su capacidad para mejorar consistente e iterativamente en estos tres (3) pilares.

Todas las demás cosas (finanzas, administración, tecnología de la información, etc.) no impulsarán el éxito empresarial a largo plazo. Sólo son necesarias porque influyen en la capacidad de la empresa para mantener y mejorar los tres Pilares.

¡Preguntas que impulsan a la acción ahora!

  1. ¿Cuál es esa conversación difícil que ha estado evitando (con un empleado, socio, proveedor)? Prográmela. Asegúrese que suceda.
  2. ¿Cuál es ese problema que sigue surgiendo en su proceso? ¿Cómo sería el proceso ideal? ¿Cómo llegamos allí? ¿Hay alguna herramienta que pueda usar para que no tengamos que «reinventar la rueda»?
  3. ¿Está llegando mi mensaje a mis clientes? ¿Cómo puedo llegar a más personas? ¿Realmente sé si mis clientes entienden mi mensaje o sólo pienso que es así?

Estas preguntas son más importantes hoy que nunca, COVID-19 ha empujado a las industrias a innovar en todos los aspectos.

Hay una oportunidad de mezclar el comercio electrónico con comercio tradicional en todas partes… y ahora tiene la excusa perfecta para hacerlo realidad.

El cambio de comportamiento se ha acelerado exponencialmente; ¿cómo está su negocio liderando ese cambio?